escondite

¿Quién no jugó “la Ere” o “el Escondite”?

Los juegos tradicionales son aquellos que se transmiten de generación en generación, pudiéndose considerar específicos o no de un lugar determinado. Son una forma de rescatar la identidad de la cultura popular venezolana y constituyen un elemento esencial para fortalecer las destrezas, habilidades y valores, como lo son: la expresión corporal, oral, musical, relaciones lógico matemáticas, identidad, autonomía personal y desarrollo social del ser humano.

Uno de los juegos más populares entre los niños es “la ere”. Este consiste en que los participantes deben realizar un sorteo en el cual se elegirá a una persona como la ere, quien dará oportunidad a los demás jugadores para alejarse de él.

El jugador denominado “la ere” debe perseguir a los demás participantes hasta alcanzarlos y tocarlos gritando “¡ere!”. En ese momento el resto de los participantes sabrá que hay un nuevo perseguidor. Antes de comenzar el juego pueden seleccionar una zona que servirá como “casa” o “zona de descanso” (al estar allí el jugador, “la ere” no lo podrá tocar); también pueden elegir un color que, al tocarlo en algún objeto, les servirá como “casa”.

Otro juego tradicional es el “escondite”, en donde los niños se esconden y otro, elegido previamente, debe encontrarlos uno a uno. Antes de comenzar se señala un sitio, puede ser una pared o el tronco de un árbol que servirá de referencia para el juego.

Mientras todos los jugadores se esconden, uno de los niños debe poner los brazos en su cara, recostado del árbol o la pared, y contar hasta cincuenta o cien (o hasta donde hayan acordado). Tras finalizar el conteo comienza a buscar a los jugadores escondidos; si descubre a un niño, debe correr hasta el lugar donde hizo el conteo y decir “un dos tres por…” (el nombre del niño que descubrió).

Los niños escondidos deben aprovechar los momentos en los que el oponente se aleja del lugar donde contó para correr hacia ese punto y salvarse también. El último niño escondido puede salvarlos a todos si consigue llegar hasta el lugar de conteo primero que el oponente, tocar y gritar “¡un dos tres por todos”.

Si se salvan todos, el juego se repite y vuelve a contar el mismo niño. En caso de que quien contó haya descubierto a varios jugadores, cuenta el primero en haber sido visto.

Estos juegos demuestran que no es necesario contar con objetos externos para pasar momentos sumamente divertidos.

¡Trae a tus pequeños a Chikitolandia para que compartan con otros niños y armen la diversión!

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s